Reflectografía Infrarroja 

Dado que en muchos compuestos la absorción de energía se reduce a medida que aumenta la longitud de onda. A medida que incrementamos la longitud de onda se incrementa la cualidad de transmitancia, la cual se opone a la absorbancia y reflectancia, y la cual es la propiedad que permite que ciertos compuestos se vuelvan altamente permeables y “transparentes” al Infrarrojo.

La reflectografía infrarroja puede realizarse en la banda conocida como el NIR (Near Infrarred) que oscila entre los 750nm y los 2000nm aproximadamente. La propia banda del NIR suele subdividirse en la banda del VNIR (Very Near Infrared) que es la región comprendida entre los 750nm y 1100nm, por su coincidencia con las capacidades de captación del IR por parte de las cámaras digitales basadas en sensores del silicio.

La reflectografía Infrarroja, aunque nos puede poner en evidencia comportamientos de absorbancia y reflectancia dispar, al igual que la Ultravioleta, pero que sin embargo dadas las elevadas cualidades de transmitancia que presentan muchos compuestos a la banda del Infrarrojo, la reflectografía Infrarroja suele usarse para poner en evidencia informaciones que se encuentran ocultas en capas subyacentes de un documento, por ejemplo, textos que han sido ocultados  bajo tintas de diferente naturaleza, etc.

De forma similar tiene un importante valor en obras de arte, con el fin de poder acceder a información oculta en la obra, bajo diferentes capas pictóricas, como firmas del autor, “pentimentos” o arrepentimientos, así como el dibujo preparatorio del propio autor.