Reflectografía Ultravioleta: 

Las reflectografías Ultravioleta es aquella responsable de las técnicas fotográficas que ocurren en la bandas del ultravioleta, en particular el UV-A y UV-B, es decir, aproximadamente entre los 400nm y 250nm.

Dado que las reflectografías se basan en la energía reflejada por un cuerpo, que se opone a la absorbida. De esta forma, la reflectografía UV es utilizada para documentar situaciones donde diversos compuestos presenten una absorbancia y reflectancia dispar, creando una situación de alto contraste entre ellas.

La Reflectografía Ultravioleta se opone a la Infrarroja por su baja penetración en compuestos por lo que es de gran interés poner en énfasis compuestos que en el espectro visible poseen una misma reflectancia/absorbancia pero que en la banda del UV presentan un comportamiento dispar.

La Reflectografía UV es especialmente interesante para mejorar la visibilidad en documentos con textos desvanecidos, de forma que el contraste entre texto y soporte, habitualmente papel, no es suficiente para su legibilidad.

Habitualmente, la naturaleza química de muchas tintas, nos aporta una alta absorbancia, y contraste con la habitual reflectancia al UV de ciertos soportes basados en la celulosa.